Posts etiquetados ‘Educación’

Los creadores de Scrivener, una de mis aplicaciones favoritas, anuncian una versión 2.0 para Mac (a finales de octubre de 2010) y, por fin, el esperado lanzamiento de Scrivener para Windows (enero-febrero de 2011).

Aunque las principales novedades de Scrivener 2.0 resultan prometedoras para quienes ya usamos el programa, la versión de Windows era tan ansiada que ha magnetizado la atención de los foros en Internet.

Los amigos de Literature & Latte anuncian una versión beta de Scrivener para Windows a finales de octubre, por las mismas fechas en que saldrá Scrivener 2.0 para Mac.

Una versión beta, para quienes no lo sepan, es una versión del programa que está terminada pero sin probar. Los usuarios pueden descargarla y usarla gratuitamente, pero es muy probable que de vez en cuando tengan algún problema. Es el momento de ponerse en contacto con los creadores de Scrivener, quienes dependen de la información de los que están “probando” la versión beta para pulir el producto que saldrá a la venta en enero o febrero de 2011. Para premiar a quienes les ayuden a detectar y solucionar estos problemas iniciales, prometen copias gratuitas del programa.

Si queréis ver la versión de Windows en acción, han puesto un vídeo promocional en esta página web.

Seguir los cambios en Word

Publicado: 15/09/2010 en Texto
Etiquetas:, , ,

Muchas veces los estudiantes no entienden por qué, con todos los medios informáticos que existen, los profesores seguimos pidiendo que entreguen sus trabajos escritos en papel y no en un documento de Word. Yo, personalmente, siempre he pensado que es más fácil corregir sobre el papel que en la pantalla. El papel se puede marcar, en él las correcciones dejan su huella.

Pero, ¿es tan difícil corregir de la misma manera en formato electrónico?

En absoluto. Lo mismo que se hace sobre el papel, puede hacerse con un documento de texto, por ejemplo mediante la opción para seguir los cambios (track changes ) en Word.

Microsoft Office Word puede mostrar qué partes del texto han sido borradas o alteradas, incluso cambios de formato o contenidos que han cambiado de lugar.

¿Cómo hacerlo? Muy fácil.

1.     Abre el documento que quieres revisar o corregir.

2.     Selecciona Tools/ Track Changes/ Highlight Changes.

3.     Selecciona Options si quieres personalizar el formato de las anotaciones

4.     Haz los cambios que quieras en el documento. También puedes añadir comentarios a las modificaciones.

Otra cosa es el fetichismo del papel, la materialidad del papel, que como están basados en el sentimiento son insustituibles. Pero (como diría Aurel David, cibernético adelantado y loco ilustre), también las máquinas tienen su fetichismo y su materialidad.

Se terminaron las vacaciones de agosto, comienza un nuevo curso, la maquinaria educativa se pone a rodar de nuevo, los engranajes rechinan en las primeras vueltas como huesos doloridos, seguro que todos los lectores de Tecnele saben de qué les hablo.

Tecnele también vuelve a la actividad. Esta vez con dos enlaces a programas de radio de Radio France Internacional (RFI), una cadena de radio francesa pero que produce programas de radio en español. Para los interesados, es posible descargar podcast sobre distintos temas, desde música latina a cultura, pasando por tecnología, actualidad, literatura, etc.

Pero los dos programas que he seleccionado tienen que ver con el tema de nuestro blog: el uso de aplicaciones informáticas en la enseñanza de español.

Medios digitales al servicio de la enseñanza (5-mayo-2010)

No todos los jóvenes con un MP3 o un Ipod van escuchando música. Al descargar un fichero y grabarlo luego en su MP3, muchos chicos y chicas están estudiando francés o inglés, y entrenando el oído a la música de una lengua extranjera. Entrevistados: Lurdes Mans, profesora de francés en Barcelona; Julián Serrano Hera, profesor universitario y presidente de la Federación española de profesores de francés, y Thierry Lucas, responsable de ventas de Clé Internationale.

La tecnología al servicio de la enseñanza (21-julio-2010)

El uso de tecnologías informáticas en la pedagogía está en plena expansión. Se entrevista al respecto a Harold Castro, director internacional de edu 4, una empresa francesa fundada en 1986, y líder en el sector de equipamiento de multimedios para la enseñanza y la formación.

Acabo de encontrar una excelente página web publicada por Jesús Suárez García sobre el uso de Twitter en la enseñanza.

Twitter un servicio gratuito de microblogging, que hace las veces de red social y que permite a sus usuarios enviar micro-entradas de texto, denominadas “tweets”, de una longitud máxima de 140 caracteres. El envío de estos mensajes se puede realizar tanto a través del sitio web de Twitter, como vía SMS (short message service) desde un teléfono móvil, desde programas de mensajería instantánea, o desde aplicaciones de terceros, como Twitterrific, Tweetie, Facebook, Twinkle, Tweetboard o TweetDeck.

Estas actualizaciones se muestran en la página de perfil del usuario, y son también enviadas de forma inmediata a otros usuarios que han elegido la opción de recibirlas. A estos usuarios se les puede restringir el envío de estos mensajes sólo a miembros de su círculo de amigos o permitir su acceso a todos los usuarios, que es la opción por defecto.

Puedes seguir leyendo en la página original.

Si te interesa, no dejes de visitar los siguientes enlaces.

Éste con ideas generales y este otro con 10 usos concretos están en español.

Y dos más en inglés: éste sobre el uso de Twitter en la enseñanza de lenguas y éste sobre una tarea específica de traducción en latín.

En muchas ocasiones, si queremos obtener un texto de Internet para preparar una clase o una actividad no basta con seleccionarlo todo, copiarlo y pegarlo.

En la mayoría de los casos, estaremos arrastrando junto al texto los anuncios que aparecen en los márgenes, las fotografías, el encabezado y el pie de página. Y es muy probable que no queramos todos esos elementos superfluos.

Éstas son mis cuatro aplicaciones favoritas para solucionar rápidamente el problema, todas ellas en línea (es decir, no es necesario descargarlas e instalarlas) y gratuitas.

1. Para deshacerse de los elementos superfluos.

Readability Una aplicación que permite obtener el texto sin aditivos. Abajo podéis ver la transformación de una noticia de EL PAÍS.

2. Para convertir una página web en archivo de PDF.

Web2PDF Una página de Internet en la que sólo tienes que introducir la página url que desees. Incluso puedes seleccionar opciones para tu documento en pdf.

3. Para seleccionar qué partes de la página web quieres imprimir.

PrintWhatYouLike Lleva un poco más de tiempo y de trabajo, pero es interesante si quieres que tu documento conserve el aspecto original, aunque sin publicidad ni otros elementos indeseables.

4. Para guardar un artículo y leerlo más tarde.

Instapaper Para usar esta aplicación debes crear una cuenta gratuita, la cual te dará acceso a tu propia hemeroteca de artículos (o páginas de blog, etc). Instapaper incorpora la misma posibilidad de ver sólo el texto que ofrece Readability, en un formato además muy parecido. Sólo tienes que seleccionar la opción Text señalada en la imagen de abajo.

¿Tienes alguna otra sugerencia que quieras compartir?

¿Es posible hacer de Google Translate, el traductor instantáneo de Google, una herramienta de aprendizaje?

Las opiniones repartidas por la Red son más bien pesimistas. Google Translate puede enseñarnos a hablar como robots, dice por ejemplo este artículo. Puede ser una excelente herramienta para traducir, siempre que se tengan en cuenta sus limitaciones y deficiencias gramaticales, dice este otro. Pero lo cierto es que en cuanto a la enseñanza su uso más bien parece ser negativo.

Por un lado, porque cuanto más eficaz sea Google Translate menos habrá que aprender, y como tantas otras aplicaciones informáticas y tecnológicas en general nos ofrecerá el resultado sin pasar por el proceso, volviéndose en ese caso un sustituto del saber y una razón en contra del aprendizaje.

Por otro, porque Google Translate ofrece una herramienta valiosa para los estudiantes tramposos y más preocupados por obtener una buena nota que por aprender. Muchos profesores habrán albergado ya tales sospechas, la verdad es que bien fundadas.

Valga de muestra el siguiente experimento:

La traducción no es perfecta, pero sí lo suficiente para pasar por un original aceptable. ¿Y a qué profesor de ELE no le resultan familiares los errores, fundamentalmente de concordancia? ¿Cómo saber si se deben a una traducción automática?

Con todo, el propósito de esta reflexión no es alimentar la paranoia. Al contrario, me gustaría abrir la cuestión y trasladarla a los lectores y visitantes del blog. Tal vez así podamos revertir una mala influencia de esta herramienta cada vez más potente, cuya existencia ya no podemos ignorar.

En fin, SE BUSCAN IDEAS para integrar Google en la enseñanza de ELE.

Scrivener for OS X

Scrivener es una de mis aplicaciones favoritas. Se trata de un programa concebido para facilitar la escritura, y su punto fuerte es la manera en que permite organizar varios archivos de texto (que en Word, para entendernos, serían ficheros individuales), observar de un vistazo las relaciones entre ellos, y pasar de uno a otro casi de inmediato.

La aplicación se puede descargar gratuitamente por un período de prueba de 30 días. Después, hay que decidir si comprar la licencia o no. En la mayor parte de los casos, la decisión estará ya tomada antes de que cumpla el plazo: es difícil prescindir de Scrivener una vez que se conoce.

Scrivener es una herramienta formidable no sólo para escritores o investigadores académicos, sino también para cualquier profesor que tenga que organizar un curso. Aquí podéis ver un testimonio (en inglés).

Los puntos fuertes de Scrivener son tantos que es difícil resumirlos. Basta con darse una vuelta por los tutoriales de vídeo para hacerse una idea de las posibilidades que presenta. Las reseñas son unánimemente favorables.

¿Y los puntos débiles? El mismo de siempre cuando se trata de aplicaciones informáticas: el idioma. No tanto porque el interfaz esté en inglés (el inglés de interfaz se ha vuelto una especie de esperanto, conocido incluso por quienes no dominan el idioma en otros contextos), sino más bien porque el usuario en español pierde las opciones de corrección y ayuda gramatical y ortográfica. Lo único que se puede hacer es exportar el proyecto a Word y corregir en este programa. [O eso creía yo hasta que los autores de Scrivener me sacaron del error por medio de Twitter. Ver el comentario de abajo.]

Una última advertencia: hay una versión 2.0 anunciada para finales de septiembre o principios de octubre. Esta versión costará 25$ a los que tengan la versión anterior (Scrivener cuesta ahora 40$), y será gratis para quienes la hayan comprado hasta tres meses antes de adquirir Scrivener 2.0. En otras palabras, si vais a adquirir Scrivener, es mejor agotar los 30 días de prueba y efectuar la compra en agosto.

Desgraciadamente, Scrivener sólo está disponible para Mac. Aquí podéis encontrar algunas alternativas para Windows.