Archivos de la categoría ‘Aplicaciones de Internet’

En muchas ocasiones, si queremos obtener un texto de Internet para preparar una clase o una actividad no basta con seleccionarlo todo, copiarlo y pegarlo.

En la mayoría de los casos, estaremos arrastrando junto al texto los anuncios que aparecen en los márgenes, las fotografías, el encabezado y el pie de página. Y es muy probable que no queramos todos esos elementos superfluos.

Éstas son mis cuatro aplicaciones favoritas para solucionar rápidamente el problema, todas ellas en línea (es decir, no es necesario descargarlas e instalarlas) y gratuitas.

1. Para deshacerse de los elementos superfluos.

Readability Una aplicación que permite obtener el texto sin aditivos. Abajo podéis ver la transformación de una noticia de EL PAÍS.

2. Para convertir una página web en archivo de PDF.

Web2PDF Una página de Internet en la que sólo tienes que introducir la página url que desees. Incluso puedes seleccionar opciones para tu documento en pdf.

3. Para seleccionar qué partes de la página web quieres imprimir.

PrintWhatYouLike Lleva un poco más de tiempo y de trabajo, pero es interesante si quieres que tu documento conserve el aspecto original, aunque sin publicidad ni otros elementos indeseables.

4. Para guardar un artículo y leerlo más tarde.

Instapaper Para usar esta aplicación debes crear una cuenta gratuita, la cual te dará acceso a tu propia hemeroteca de artículos (o páginas de blog, etc). Instapaper incorpora la misma posibilidad de ver sólo el texto que ofrece Readability, en un formato además muy parecido. Sólo tienes que seleccionar la opción Text señalada en la imagen de abajo.

¿Tienes alguna otra sugerencia que quieras compartir?

¿Es posible hacer de Google Translate, el traductor instantáneo de Google, una herramienta de aprendizaje?

Las opiniones repartidas por la Red son más bien pesimistas. Google Translate puede enseñarnos a hablar como robots, dice por ejemplo este artículo. Puede ser una excelente herramienta para traducir, siempre que se tengan en cuenta sus limitaciones y deficiencias gramaticales, dice este otro. Pero lo cierto es que en cuanto a la enseñanza su uso más bien parece ser negativo.

Por un lado, porque cuanto más eficaz sea Google Translate menos habrá que aprender, y como tantas otras aplicaciones informáticas y tecnológicas en general nos ofrecerá el resultado sin pasar por el proceso, volviéndose en ese caso un sustituto del saber y una razón en contra del aprendizaje.

Por otro, porque Google Translate ofrece una herramienta valiosa para los estudiantes tramposos y más preocupados por obtener una buena nota que por aprender. Muchos profesores habrán albergado ya tales sospechas, la verdad es que bien fundadas.

Valga de muestra el siguiente experimento:

La traducción no es perfecta, pero sí lo suficiente para pasar por un original aceptable. ¿Y a qué profesor de ELE no le resultan familiares los errores, fundamentalmente de concordancia? ¿Cómo saber si se deben a una traducción automática?

Con todo, el propósito de esta reflexión no es alimentar la paranoia. Al contrario, me gustaría abrir la cuestión y trasladarla a los lectores y visitantes del blog. Tal vez así podamos revertir una mala influencia de esta herramienta cada vez más potente, cuya existencia ya no podemos ignorar.

En fin, SE BUSCAN IDEAS para integrar Google en la enseñanza de ELE.